Bienvenido a nuestro blog.
Antes de comenzar a leer, te recomiendo que te pongas cómodo.... los relatos por lo general son largos, así que... prepárate un cafetillo (o cualquier cosa que te apetezca), relájate... y disfruta de la lectura.

Espero que te guste y vuelvas pronto para leer mi próximo viaje..







domingo, 2 de abril de 2017

Celebrando nuestro aniversario por Austria y Venecia I


En el verano de 2015 hicimos otro de nuestros largos viajes para recorrer un trocito de Europa. En esta ocasión escogimos Austria, un país que nos impresionó con su belleza y nos encantó absolutamente. A la bajada aprovechamos para entrar por Venecia, y volver a ver esta preciosa ciudad ahora con más calma ya que es la segunda vez que pasamos por ella.







Lunes, 29 de Junio

Así pues, a últimos del mes de Junio, concretamente el lunes 29 de junio, salimos de casa en dirección a la frontera por la parte de la costa mediterránea.
Como novedad, en esta ocasión vamos solos. Es la primera vez que nos separamos de nuestros nenes tantos días (vamos a estar prácticamente un mes fuera) pero confiamos en su madurez, aunque seguro que los vamos a echar muchísimo de menos, acostumbrados como estamos a no salir tantos días sin ellos. Además, este año hace 20 que nos casamos, así que hemos tomado el viaje como una especie de "regalo" de aniversario y vamos como dos recién enamorados, jeje....

Como siempre nos pasa, empezamos el viaje bastante excitados, nos esperan sitios preciosos por los que pasar, y comenzamos disfrutando del paisaje y charlando de todo un poco.


De que nos dimos cuenta ya habíamos comido y nos íbamos acercando cada vez más al norte de España. El paisaje ya es totalmente distinto al nuestro y aunque nos resulta conocido prácticamente todo el camino, siempre disfrutamos cuando lo atravesamos.

Por fin llegamos a nuestro primer destino para pernoctar. Se trata de Santa Coloma de Cervelló, en donde hay un área estupenda en la que podemos descansar y pasar la noche tranquilos.
Paramos, nos refrescamos un poco, preparamos la auto para pasar la noche y salimos un ratillo a pasear y ver los alrededores.


Nuestro interés en pernoctar aquí es también debido a que hay un edificio con una cripta realizado por Gaudí, la cripta Güell. Nuestra intención era haber llegado un poco antes para verlo antes de que cerrasen, pero claro, era pedir demasiado... al final se nos ha hecho un poco tarde y está cerrado, por lo que nos quedaremos sin verlo por dentro, ya que queremos salir temprano para adelantar camino. Esto en realidad es una parada técnica de subida y no queremos perder demasiado tiempo, pero la verdad es que nos apuntamos el sitio para verlo más despacio en otra ocasión.

De todas formas, el paseo nos permite ver el exterior al tiempo que estiramos las piernas y hacemos tiempo antes de cenar un rato y meternos en la cama a descansar


Definitivamente el exterior tiene pinta de edificio de Gaudí... es precioso.


El paseo nos sirve para oxigenarnos un poquito y relajarnos, hemos tenido un día intenso de carretera y esto nos viene de perlas, y después nos vamos tranquilamente hasta la auto para cenar algo y tumbarnos por fin, que falta nos hace...


Martes, 30 de Junio
El martes amanece con un sol precioso, nos levantamos temprano, recogemos todo y salimos para pasar la frontera cuanto antes y comenzar la subida


Enseguida llegamos a la Junquera, y la conocida cuesta de Le Perthus a la que estamos ya familiarizados, y que a mí particularmente me encanta pasar porque es símbolo de que ya estamos saliendo del país para empezar una nueva aventura.


A los pocos metros, la consabida señal que nos indica que ya hemos salido y estamos en territorio francés jeje... me encanta.


Y a partir de aquí, seguimos cruzándonos con sitios que cada vez nos resultan más conocidos, de cada vez que cruzamos la frontera y atravesamos esta zona


centrales nucleares, puentes, torres e iglesias aquí y allá, nos vamos cruzando con diferentes construcciones y eso también nos sirve como distracción mientras viajamos ya que vamos comentando lo que vemos diferente desde el último viaje...


Algunas iglesias son preciosas y llaman mi atención mientras continuamos en marcha.


Y por fin, después de otro día de tragar muchos kilómetros llegamos a nuestro siguiente punto de pernocta, Gervais.


El sitio no es gran cosa, pero para pasar la noche y descansar nos vale. Aunque tenemos la vía del tren cerca, estamos tan cansados que ni lo notamos, jeje... nos refrescamos, preparamos todo para pasar la noche, y salimos a estirar las piernas un rato antes de cenar y acostarnos.


Miércoles, 1 de Julio
Y otra noche más que pasamos. De nuevo nos levantamos con un día precioso por delante, miércoles y ya día 1 de Julio. Desayunamos y salimos cuanto antes para devorarnos los kilómetros previstos en este nuevo día.


Ya comienzan a verse los típicos puentes cargados de flores, que bonitos y bien decorados todos los puentes franceses, es que son un primor.


y entre ciudad y ciudad, de vez en cuando, algún rebaño, y carreteras serpenteantes


Los paisajes van variando, haciendo muy ameno el viaje



hasta que llegamos a Lods, un pueblecito muy mono y que como está dentro de la clasificación de los más bonitos de Francia, decidimos hacer una parada a comer, y de paso lo vemos.


La verdad es que es bonito, no podemos negar que la primera impresión cuando llegas es buena, tiene una foto preciosa justo en la entrada


Como estamos cansados, nos quedamos en el parking al lado del río y comemos. Mientras descansamos tenemos una vista del pueblo espectacular


La verdad es que son dos calles, y como nos damos cuenta de que lo más bonito son las vistas de la entrada antes de cruzar el río, pues aprovechamos para descansar un rato y disfrutar del lugar antes de marcharnos


Queremos continuar ruta y llegar cuanto antes a nuestro siguiente destino


El paisaje conforme vamos subiendo sigue cambiando, claro




Quien lo diría, atasco de vehículos en medio del campo... jeje... la verdad que no nos la esperábamos... pero nos toca frenar y casi pararnos en mitad del monte.






Menos mal que las vistas hacen ameno el trayecto y no nos aburrimos para nada...


A estas horas la luz del sol se ve preciosa sobre los campos, y nos relaja mientras seguimos avanzando.



y ya casi cae la noche cuando llegamos por fin al siguiente lugar de pernocta, Uberlingen


Situado en la zona norte del lago Constanza, un pueblecito precioso con un área estupenda (como es costumbre por toda Alemania) y en el que dormimos de lujo. El lago ya lo habíamos visto en otras ocasiones al visitar algunos de los pueblos que lo rodean y que son preciosos.




el área es un P + R que viene de miedo porque el casco urbano está algo retirado. Tengo que decir que dormimos de lujo, el lugar es una pasada para aparcar y descansar unos días.


Jueves, 3 de Julio

Así llega el jueves, también se presenta precioso, y nada más levantarnos, desayunamos y salimos hasta el bus para visitar el centro de la ciudad.


Al llegar buscamos la oficina de turismo, enclavada en una plaza bien bonita. Los tejados rojos del edificio de turismo, captaron mi atención desde el minuto uno.


Mientras hacemos tiempo para que abran la oficina, nos acercamos a una estatua con unas sirenas un tanto peculiar, y que la realizó Peter Lenk. Aunque cuando se instaló fue símbolo de bastante controversia, el hecho es que hoy en día es de las cosas más fotografiadas de la ciudad. Y de hecho, a mí me llamó bastante la atención.


Llegamos hasta la orilla del puerto, y podemos ver gran parte del lago y los pueblos que lo rodean. Aquí nos imaginamos que justo en la otra parte del lago, si continuamos la corriente del río, llegamos hasta las Reihnfall o Cataratas del Rihn, en las que estuvimos hace unos años, y la nostalgia nos invade.



De nuevo llegamos hasta la fuente frente al lago, y nos hacemos alguna foto más antes que abran la oficina de información


Ya con un plano, nos dirigimos hacia la Catedral de San Nicolás, cuya fachada nos encanta. Es la más grande de la la región del lago y emblema de la ciudad.



Llegamos hasta la puerta de entrada pero aún estaba cerrada, por lo que no pudimos entrar, aunque nos hubiese gustado, sólo por ver el altar mayor renacentista que parece que merece la pena.


Frente a ella, otros de los edificios más importantes, el ayuntamiento nuevo y el viejo.


la puerta lateral del ayuntamiento es una monada, en forma de torreón.


y las casas con entramado como siempre, son preciosas



también me llaman la atención los elaborados escudos sobre algunas fachadas






y luego, están las típicas puertas de la ciudad alemanas, con torres bien bonitas, la mayoría con relojes.


la verdad es que esta localidad cada vez me gusta más, sus calles, sus fachadas, son preciosas




los edificios y fachadas decoradas y muy bien cuidadas


nos encanta callejear y descubrir rincones tan bonitos


y de vez en cuando, alguna que otra fuente




después de dar un buen paseo, volvemos al punto de partida,


a la placita al lado del puerto, con ese tejado rojo brillante que me ha gustado desde que llegamos.


paseamos otro rato cerca del lago


mientras descansamos un poco, nos dedicamos a observar a los patitos y los cisnes...





y después de tomar un descanso, continuamos el paseo para terminar de ver lo más importante


hay fachadas que me gusta plasmar en foto, por curiosas que son


los escudos, cada vez más raros... ¿Esto que significará?




Llegamos hasta otra de las torres que quedan en pie en la muralla interna


y en la externa


volvemos, pasando de nuevo por la puerta de la ciudad


y seguimos viendo fachadas de entramado preciosas


llegamos hasta la Iglesia de los Franciscanos, y ya que a la Catedral no podemos pasar porque está cerrada, pues pasamos a ver esta



de estilo románico cuando se construyó, pero que pasó al barroco en el siglo XVIII


y unos frescos impresionantes en el techo



Además, nos encontramos con unas vitrinas llenas de muñequitos en miniatura, pasamos un rato genial mientras veíamos todas las figuritas


Un detalle que me encantó y que por España no he visto jamás, los misales todos en un mueblecito para que los coja la gente mientras está en misa. Y los devuelva al salir, claro. Me encantaría ver cosas así en nuestro país.


Después de echar un último vistazo a esta calle principal tan bonita, volvemos sobre nuestros pasos hasta la parada del bus.




No me canso de ver estas calles


Las fachadas y balconcillos me llaman la atención a cada paso



Y de vuelta a esperar el autobús, que nos llevará al área en un rato.


Mientras descansamos de tanto paseo, no nos cansamos de admirar todos los rincones




El lago se ve precioso desde aquí. Nos relajamos con las vistas.


El autobús llega justo a tiempo, y hemos podido descansar y disfrutar un rato de este precioso rincón del lago Constanza.


En poco tiempo, llegamos hasta la autocaravana. Nos relajamos un rato, tomamos un bocado y salimos ya en dirección a Austria, dispuestos a cruzar la siguiente frontera cuanto antes. No queremos demorarnos, ya que tenemos ganas de cruzar al otro país.


De nuevo en la carretera, y observando el paisaje


pasando por diferentes pueblos, atravesándolos de parte a parte para seguir nuestro camino...


En el cielo también tenemos distracciones, jeje...



Los paisajes son una pasada, no me canso de mirar a cada paso


Poco a poco vamos dejando atrás la zona alemana, el mono no sé a cuento de qué, pero resulta gracioso, jeje...





Y de que nos damos cuenta, estamos ya en territorio austriaco


entramos directamente por la puerta del tirol


y en poco rato, ya comenzamos a ver las montañas cada vez más altas




los paisajes empiezan a ser de quitar el hipo...


y lo que más me gusta son las casitas sueltas por el campo, dispersadas, esas construcciones de madera maciza, tan recias...


y esas montañas de vértigo


en este viaje, lo que más nos llama la atención son los balcones, esas balconadas de madera maciza (o al menos esa es la impresión) y talladas de forma increíble...


y la mayoría con flores...


aquí comenzamos a darnos cuenta de que lo bonito de visitar Austria en realidad son los paisajes mientras vamos en la auto, es el viaje en sí lo más interesante, aunque también disfrutemos en las ciudades de destino.


De pronto se nos cruza una banda de moteros.... y no serán los únicos en todo el viaje.


por lo que parece, aquí son muy habituales, ya que el trayecto, con subidas y bajadas de lo más variado es una gozada para este tipo de turismo. Evidente.




no nos cansamos de observar la evolución de las montañas, y como la carretera fluye entremedias... 


Cada vez me veo más chiquitita


Podemos ver algo de nieve en algunas cumbres, aunque como es verano imaginamos que no veremos mucha


Una iglesia un tanto peculiar


Y algo que veremos con frecuencia también por aquí, los túneles en algunas montañas, ya que son lugares tan inaccesibles a veces, que los túneles se vuelven algo necesario en esta zona (bueno, los túneles y los teleféricos...)


Al fin llegamos a nuestro primer destino dentro de Austria, Mieders. Aparcamos en un restaurante al mismo entrar,

Pero más tarde cambiamos de ubicación y nos colocamos justo en el sitio al que hemos venido específicamente a visitar.

El lugar es el Mieders Alpine Coaster, o lo que es lo mismo, una especie de trineo que te lleva hasta la zona más alta de la montaña y después te sueltan para que la bajes disfrutando del paisaje hasta que llegas a la parte más baja. Algo parecido visitamos cuando estuvimos en 2013 por el sur de Francia, si no recuerdo mal, se llama trobotronc y está en Naturlandia, en Sant Juliá de Loira. Aunque este le supera en longitud y altitud, claro.


Una vez instalados, nos dedicamos a descansar, pasear y tomar un bocado mientras veíamos anochecer


las luces del sol caían sobre la montaña creando efectos de luz preciosos.


Cenamos mientras observamos el juego de luces y nos disponemos a dormir, ya que mañana seguimos la marcha.


Y se nos hace de día en un plis plas. Las montañas impactantes a nuestro alrededor. A mí sinceramente estos paisajes me dejan sin respiración.


Viernes, 4 de Julio
Como estamos en el mismo sitio que queremos visitar y hemos madrugado, nos presentamos de los primeros en el coaster.


Es divertida la subida, y el paisaje a nuestro alrededor conforme vamos subiendo, impresionante


Una vez arriba, nos encontramos con vacas alpinas, jejeej... menudas vistas tienen las vacas... estas serán amigas de las de Heidi...


Muy tranquilas se las ve, claro que todavía es algo temprano...


Además de los que suben como nosotros para bajar en el trineo a toda pastilla, también se puede subir simplemente para hacer senderismo. De tal forma, que había ya mucha gente haciendo también cola para subir y con la mochila a cuestas.


Una vez que llegamos a la cima, nosotros nos colocamos en la cola de los trineos para pillar uno y bajar por los railes entre la naturaleza.


Los que practican senderismo, tienen mapas con las diversas rutas que pueden utilizar para descender sin problemas hasta la base de la montaña. Una muy buena forma de sacar partido a los teleféricos en verano, con el tiempo tan estupendo que hace para pasear, la verdad que hacía un día precioso.


Las vistas desde lo más alto, vuelven a ser impresionantes.


Pero el viaje se nos acaba de cosa de cinco minutos, eso sí, intensos, muy intensos... la emoción de bajar a toda pastilla, sólo con el freno que manejas a tu antojo durante todo el recorrido...  generó un montón de adrenalina ya de buena mañana.


Así que bajamos, y nos metimos en la auto hasta que colocamos todo en su sitio para volver a salir en marcha hasta nuestro siguiente destino.


Volvemos a disfrutar del panorama... las cumbres nos rodean


Y llegamos hasta Innsbruck, aunque en vez de aparcar ahí mismo, preferimos hacer las pernoctas en un área en el pueblo de al lado, Hall in Tirol, desde el que podemos coger el bus para llegar hasta Innsbruck sin problemas.


El área totalmente tranquila nos gustó mucho, y en cuanto dejamos todos los trastos colocados y preparados salimos hacia el autobús para llegar a Innsbruck y aprovechar el día al máximo.


Un poquito de ejercicio hasta el bús...


Nada más llegar a Innsbruck, la primera parada es en una de las calles principales


En donde se concentran gran parte de las tiendas para turistas y más importantes de la ciudad


Nos encontramos justo al lado del edificio en donde está el Tejadillo Dorado, símbolo y por tanto, el lugar más fotografiado de la ciudad. Recubierto por casi 3000 tejas de cobre dorado, conmemora la boda entre el emperador Maximiliano I con Blanca María Sforza.El emperador y su mujer utilizaban el balcón para observar festivales, torneos y otros acontecimientos en la plaza que el tejadillo preside.


Las fachadas que recorren la calle son también una pasada


Detalles en las fachadas que no me dejan impasible


Chispea un poco, pero eso no nos impide continuar realizando el recorrido




En mitad de la calle, se encuentra el museo de Swarovsky


pasamos un rato por curiosear y ver la cantidad de objetos y joyas que tienen, todo muy brilloso y muy bonito, jeje


y de allí, volvimos para subir a ver el tejadillo dorado, que ya habrían abierto. Arriba no se podían hacer fotos, y ni siquiera se puede salir al balcón, para no estropear los suelos ni nada. Está todo muy cuidado.


Al salir nos fuimos a dar un paseo y a callejear un rato.


Como en la mayoría de las localidades alemanas, no falta el típico bar español, dan ganas de pasar y decir, venga esa caña y esa tapa de jamón, jejeje...



Llegamos hasta otra parada de autobús, que pillamos para subir a la zona en donde se encuentra uno de los miradores


Nos deja en una explanada con una gran cafetería


y al lado, se puede contemplar Innsbruck desde lo alto, la zona de los tejados





tras hacernos algunas fotos desde el mirador, nos dirigimos hacia la parada, y mientras curioseamos las fachadas de los edificios que están en esta zona



El autobús nos lleva por algunas calles, desde donde se ven otros edificios importantes que después visitaremos


De momento nos conformamos con observar las vistas, impresionantes


Llegamos al castillo de Ambras, visible desde lejos debido a su situación y ubicado en la ladera de las montañas sobre Innsbruck y por supuesto, visita obligada ya que es uno de los monumentos históricos más importantes de la capital tirolesa


La entrada al castillo es porticada, me gustó mucho. Nada más entrar nos encontramos con algún que otro pavo real suelto por los jardines, para alegría de los visitantes


a la derecha podemos ver uno de los edificios visitables, con una bonita balconada


y al fondo se puede ver la construcción en la que se encuentra la sala española



un cenador muy cuco entre los jardines...

Después de dar un paseo y visitar algunas salas, volvemos hacia la ciudad, las vistas nos siguen pareciendo impresionantes


callejeamos otro rato...

y seguimos viendo más edificios interesantes


llegamos al primero de los museos,


en el que hay una exposición de cráneos, que podemos ver por todos lados


después de esta tétrica visita salimos de nuevo a la calle principal, las pinturas en los edificios nos dejan pillados a cada momento


otra cosa que nos llamó la atención fueron las estaciones del funicular, totalmente innovadoras.. creadas por la famosa arquitecta Zaha Hadid, y que parece que se llevó algún premio por su diseño


nos subimos en uno de ellos para disfrutar las vistas desde lo más alto


y con lo grande que me parece el trampolín de los saltos, desde aquí se ve pequeñísimo...


arriba del todo, las casas se ven tan consistentes, resistentes a las nieves y demás inclemencias, que impresiona


seguimos subiendo a teleféricos


ésta ya es la última base, creo,


al fin, una vista desde lo más alto de la montaña... impresionante


todo Innsbruck a nuestros pies, el valle de un vistazo...


estamos prácticamente en la cima


impresiona, y más impresiona que apenas hace fresco... claro que es verano, pero estando tan arriba y viendo la nieve a pocos metros, te piensas que va a hacer más frío, pero no.



estas vistas nos dejan con la boca abierta





y tras quedarnos con la boca seca, no queda más remedio que tomar algo fresquito mientras nos deleitamos con las preciosas vistas






después de un merecido descanso, continuamos la visita, bajamos de nuevo a la ciudad


curiosa decoración en la ventana...  dan ganas de llorar...


callejeamos otro poquito...




nos embobamos con cada edificio



y cuando al fin quedamos satisfechos, nos volvemos en el bús hasta el área para descansar y terminar el día tranquilitos

Sábado, 4 de Julio



El sábado, el día comienza muy bien, no llueve y podemos volver a Innsbruck para pasar otro estupendo día recorriendo sus calles y visitando lo que nos quedó pendiente el día de antes.

Entramos a otra de las bellas iglesias que nos apetecía visitar


Por dentro nos parece preciosa,



Incluso tiene una cripta visitable, y que por supuesto no dudamos en bajar a ver



y llegamos al mismo punto de ayer


al pasaje que lleva hasta el Tejadillo Dorado


Antes de entrar, se encuentra el museo de arte popular tirolés, que también nos apetece visitar, tiene objetos realmente curiosos como cinturones típicos austríacos


cerraduras antiquísimas y muy bellas


todo tipo de artesanía de hace bastantes décadas


y hasta un apartado con vestuario, tanto de calle como de celebraciones especiales


El museo está conectado con la iglesia de la Corte, que acabamos de visitar, aunque tenemos que pasar por distintas puertas para poder ver ambas cosas.


me fascina una de las puertas, desde luego con la madera son unos verdaderos maestros




En la iglesia, hay un gran espacio en el que se encuentra el mausoleo que albergaría la tumba o cenotafio de Maximiliano I, aunque finalmente no se encuentra allí, así que el estupendo monumento funerario se encuentra vacío, pero se puede admirar su belleza. El sarcófago está situado en el centro de la iglesia y, sobre éste se puede ver la figura del emperador arrodillado.

A su alrededor, se pueden contemplar 24 relieves que hacen un recorrido por las escenas más importantes de la vida del emperador, sus matrimonios, sus victorias, incluso las nupcias de sus hijos y nietos.


Custodiándolo, hay hasta 28 estatuas de bronce, con tamaños que rondan entre los dos metros y los dos metros y medio, y que representan antepasados del emperador, y soberanos del siglo XVI, entre ellos el rey Fernando el Católico y su hija Juana la Loca.


Salimos un rato después y volvemos a las calles


Hace buena mañana así que paseamos hasta la Catedral de Santiago


que también nos parece espectacular


Esta catedral es notable por dos tesoros importantes, uno es la pintura de María Hilf (María del Socorro) de Lucas Cranach el Viejo de c. 1530  que se muestra en el altar mayor. Se considera entre las imágenes marianas más veneradas de la Cristiandad.


Aparte, numerosos frescos repartidos por techo y paredes que son impresionantes.





el otro tesoro, se encuentra en la nave norte


Se trata de la tumba con dosel del Archiduque Maximiliano III de Austria, Gran maestro de la Orden Teutónica, que data de 1620.


Y después de contemplar estas dos joyas, pasamos por el callejón hasta llegar a la calle principal y pasando por delante del Tejadillo de nuevo,


llegando hasta la Torre de la ciudad, desde donde los vigilantes de esta torre fueron los encargados de avisar a los habitantes de la ciudad de incendios y otros peligros durante 450 años,


mientras que los pisos inferiores servían como prisión, hoy en día todavía se puede visitar para obtener una preciosa vista de la ciudad, las montañas y demás...


Una vez superados los 133 escalones que llevan al mirador de la torre


a 51 metros de altura


Impresionantes las vistas








También echamos un vistazo a la parte inferior...


y bajamos para seguir callejeando


Ahora llegamos hasta otro sitio que no queríamos dejar de visitar, la Basílica de Wilten,


de estilo barroco-rococó


Según la leyenda, en este lugar, ya había una efigie dedicada a la Virgen venerada por los legionarios romanos de fuerte Valdidena






El arte rococó se palpa en el ambiente...



Y una cosa que nos sorprendió por lo inusual, calefactores en los reposapies de los bancos


Salimos y nos dirigimos hacia la parada del autobús,


que nos lleva directamente hasta el Museo de las campanas


en el que disfrutamos viendo todo tipo de campanas, grandes, pequeñas, antiguas, modernas, yo que sé la cantidad de campanas que vimos...





impresionante la exposición que tienen aquí montada



y de aquí, regresamos de nuevo hasta el Palacio de Ambras, ya que nos habían quedado por ver algunas salas, como la sala de armas


en las que ver un montón de armaduras y demás armas, ya que según parece Fernando II era un apasionado de las justas




vista interior del palacio desde una de las ventanas del museo en la parte de arriba


y también de la sala española, a la que pasaríamos más tarde


en el interior se pueden ver multitud de objetos, cada uno más original que el otro





La sala española nos parece preciosa, con unas pinturas geniales y considerada una de las salas más importantes del Renacimiento


Los acabados en los techos de madera son impresionantes


todo pintado, hasta las ventanas por dentro




Este espacio a veces se aprovecha para celebrar conciertos de música clásica


Y terminamos recorriendo el resto de salas, a cual más interesante








Al terminar, salimos a contemplar las preciosas vistas de las cumbres


Y ya de vuelta hacia el área, para descansar de este día tan completo que hemos pasado, el tiempo justo de asearnos bien, tomar un bocado y caer rendidos hasta el día siguiente.


Domingo, 5 de Julio

Nos levantamos de nuevo con un sol precioso, así que decidimos aprovechar al máximo las horas, y salimos derechos hasta llegar a uno de los que según parece es de los más bonitos lugares de Austria. Un pueblecito de montaña llamado Alpbach.


La verdad que la entrada es de lo más espectacular, te reciben las típicas casas de madera, con enormes balconadas y una gran elaboración.


Al parecer, la noche anterior debió haber fiesta por aquí, porque están limpiando las calles y se ven puestos callejeros recogiendo aún trastos


En realidad, este pueblecito es una estación de esquí, y por supuesto es un punto de encuentro para esquiadores en invierno, pero también tiene mucho turismo en verano, por ser considerado como "el pueblo de las flores", y ciertamente lo es...


todas las balconadas a rebosar de flores multicolores, dando un aspecto de cuento a todo el pueblo




dimos un paseo disfrutando de la tranquilidad de la mañana, y aprovechando el solecito






Llegamos hasta la iglesia, aunque estaba cerrada y no pudimos entrar, por fuera nos pareció muy típica de esta zona




Mientras dábamos el breve paseo, de pronto vimos como unos chicos aterrizaban prácticamente a nuestros pies





Flipando nos quedamos




Y después de ese espectáculo mañanero, dimos la vuelta y nos metimos en la autocaravana para continuar la ruta

en dirección a nuestro siguiente destino, y por supuesto, disfrutando de todo el trayecto




Un tren a vapor... o eso nos pareció... creo que es el Zillertalbahn.
El pequeño tren de vapor es el ferrocarril de vía estrecha más famoso de Austria. Se construyó en 1902 debido a la necesidad de los habitantes de la zona por tener una línea de carga que transportara madera y minerales hasta el valle Ziller, y que sustituyera a una carretera demasiado destartalada que sólo podía recorrerse en mula.


El Zillertal se hizo rápidamente popular, atrayendo a escaladores, esquiadores y senderistas gracias a los encantos de su entorno natural vírgen. Su locomotora de vapor clásica y sus vagones antiguos recorren encantadores pueblos, y preciosas vistas alpinas. El recorrido son 32 kilómetros entre Jenbachm, en el río Inn, y Mayrhofen, a los pies del glaciar Hintertux, a una velocidad de 35 km/h.






Uno de los momentos más bonitos del recorrido es el paso por el glaciar Hintertux, donde puedes esquiar todo el año, y Zell am Ziller, un antiguo pueblo minero. Un romántico viaje al pasado en sus vagones de pasajeros clásicos, mientras escuchas el traqueteo relajante de las ruedas, los silbidos y resoplidos intermitentes de la locomotora y admiras la belleza del valle del Ziller.


Nosotros seguimos a nuestra marcheta, en nuestra Dragoneta, camino de las cascadas Krimml, que son el siguiente destino



y poco a poco nos vamos acercando, mientras tanto, disfrutamos del paisaje



Ciertamente, este año el viaje en sí mismo son las vacaciones... ya que a cada paso disfrutamos, sin necesidad de llegar a ningún sitio en concreto...


Sólo pasar por estas carreteras con encanto, nos hace disfrutar



y comenzamos bajando de nuevo





vistas impresionantes del lago



Ya se pueden ver al fondo las cascadas... que con una altura de 380 metros, forman la más alta de Austria


En uno de los numerosos miradores, paramos para verla, descansar y hacer unas fotillos





y aquí comienza ya la bajada más impactante...



Una carretera con muchas curvas y grandes bajadas, ideal, pero peligrosa...


Al fin, llegamos a tiempo de pasar a la cascada, así que pasamos directamente


Al mismo entrar, como no, souvenirs a tutiplen


y después, un breve paseo hasta llegar a la base de la misma cascada




De vez en cuando, una parada para hacerse fotos,




y comenzamos la subida, queremos llegar hasta lo más alto aunque sabemos que es un trecho bastante grande

La verdad es que la vista es impresionante, merece la pena el esfuerzo





Es tal la fuerza que lleva, que levanta una nube de agua impresionante




El camino también se hace entretenido, así es más fácil subir


A medio camino, un mirador pegando a la cascada nos riega con el agua que cae como una ducha fina, nos empapa, pero hace tanto calor y estamos tan cansados que hasta lo agradecemos, jeje


poco a poco, vamos subiendo hasta lo más alto


casualidad que el sol incide de forma que podemos ver un arco iris precioso


arco iris que abarca desde arriba toda la cascada, que belleza


una vez arriba, volvemos nuestros pasos y llegamos de nuevo hasta la parte más baja


tardamos menos en llegar, jeje, pero sólo con la visión de tanta agua y cayendo con tanta fuerza nos deja sin palabras




Aquí nos hacemos un par de fotos más, mientras descansamos sobre unas piedras contemplando el paisaje y disfrutando del momento, el ruido ensordecedor también impresiona




hay que hacerse la foto de rigor


y al fin, llegamos hasta el parking, en donde podremos pernoctar y descansar toda la noche.


Mientras cenamos y descansamos los pies, poco a poco nos vamos quedando solitos


Nosotros, y las cascadas Krimmler al fondo


Al final quedamos cuatro gatos, pero muy tranquilos toda la noche


Después de cenar damos un paseo por los alrededores (aún nos quedan ganas de andar, jijiji)


Hay un pequeño recorrido indicado en un cartel, y comenzamos a seguirlo ya que es muy corto y no tenemos prisa

Y al terminar, nada mejor que un café calentito y un sueño reparador (oyendo el murmullo del agua de fondo), para descansar del duro día de hoy y estar al cien por cien al levantarnos al día siguiente


Pero eso será en la siguiente entrada, ya que ésta la he alargado bastante y no debo meter más contenido. Hasta aquí nuestra primera semana por tierras austriacas, espero que os haya gustado (al menos las fotos) y que os apetezca ver el día siguiente...

2 comentarios:

  1. Excelente el relato y el amplio reportaje gráfico de gran valor. La verdad que se aprecia que lo disfrutáis tanto como nosotros. Te invito a escribir un artículo en nuestra web https://www.camperbaos.es/

    ResponderEliminar
  2. Gracias David. Me alegro que te haya gustado, y claro que lo disfrutamos, lo pasamos genial.
    Respecto a escribir en vuestra web, me temo que no tengo tiempo para tanto, jeje... creo que tengo suficiente con escribir en nuestro blog, pero si en alguna ocasión me surge la oportunidad, no cierro puertas, ya nos pondríamos en contacto con vosotros para hacer algún artículo.

    Saludos.

    ResponderEliminar